Haz tu vida más cómoda: pon motores en tus persianas

Haz tu vida más cómoda: pon motores en tus persianas

Las persianas aportan aislamiento térmico y acústico, además de ofrecer intimidad. Pero en ocasiones moverlas es complicado, unas veces porque pesan mucho y otras porque las ventanas no son muy accesibles. Automatizarlas mediante la instalación de motores no es complicado, no requiere de la realización de obras y hace la vida mucho más sencilla.

Automatizar las persianas: todo ventajas

Hoy en día es posible automatizar cualquier tipo de persiana, independientemente de su tamaño, material o lugar donde esté instalada. Y es una inversión que solo ofrece beneficios:

Comodidad: con un pequeño gesto, sin esfuerzos, la persiana se mueve hasta el punto deseado. Este aspecto no solo es importante a la hora de hablar de confort, sino que es un modo de mejorar la calidad de vida de personas con problemas de movilidad.

Un mejor aislamiento: por un lado, las cintas de las persianas representan un puente térmico que afecta a la eficiencia energética del inmueble. Por otro, esos huecos que necesitan para su instalación son también el punto por el que ruidos exteriores penetran en la estancia. Los motores hacen innecesarios esas perforaciones, de modo que el cajón queda estanco.

Vida útil más larga: los motes hacen que las persianas suban y bajen con suavidad y a la misma velocidad siempre, sin tirones ni paradas bruscas. Esto hace que sus elementos sufran menos y, por tanto, que las averías sean mucho menos frecuentes que cuando el accionamiento es manual.

Una inversión en seguridad: los motores pueden mover un gran peso. Cuando se está pensando en renovar las persianas, los automatismos permiten elegir modelos más seguros -aunque también más pesados-, como son las de aluminio extrusionado o las que tienen sistema autoblocante.

Revaloriza la vivienda: cualquier gasto destinado a mejorar el confort en la vivienda es una revalorización segura. Así, conviene considerar los motores de las persianas como una inversión que de un modo u otro se acabará recuperando.

Tipos de motores y sistemas de accionamiento de persianas

Existen dos tipos de motores para persianas. El primero de ellos son tubulares que se colocan dentro del cilindro de la persiana y em los que el motor sustituye a la polea y el mando a la cinta. El otro sistema son los motores de cinta, que se instalan en el recogedor y que son menos habituales.

En lo que respecta a la forma de accionar la persiana, también se puede hablar de dos tipos de motores. Por un lado, están aquellos que se controlan desde un pulsador que se instala en la pared junto a la ventana. Son los motores mecánicos, muy sencillos de instalar y también económicos.

Por otra parte, están los motores RTS, que se accionan mediante un mando a distancia gracias a un receptor de ondas incorporado a la persiana. Estos tienen algunas ventajas respecto a los anteriores. La principal es que permiten controlar las persianas sin moverse del lugar en el que la persona se encuentre. Pero, además, un solo mando es suficiente para mover todas las persianas de la casa.

En cualquiera de los casos, los motores de persianas que se fabrican hoy en día son motores eficientes y también muy silenciosos, una cuestión que contribuye también a mejorar el confort en el interior de la casa. Es importante, eso sí, elegir bien en función de las características de la persiana, en especial de su peso.

Si estás pensando en automatizar las persianas de tu casa, confía en Servipersiana, somos especialistas. Instalaremos motores en todas ellas sin necesidad de realizar obras. En poco tiempo comprobarás cómo te sientes mucho más a gusto en casa.

Entrada anterior
¿Por qué instalar estores en tu casa cuando llega el invierno?
Entrada siguiente
Persianas de seguridad: ventajas y desventajas

Otros artículos que pueden interesarte…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

¿Necesitas ayuda?